“Ojos abiertos, luz apagada, corazón abierto, mente alejada”

Últimamente he pensado en muchas cosas. He estado “analizándome” mucho, y viendo también lo que me rodea.
Quizás ello me molesta justo ahora que necesito estar concentrado para estudiar. Al momento de tomar un cuaderno o un apunte, o un libro, comienzo a pensar en otras cosas, y me cuesta entender la materia que ya me la he leído un montón. Simplemente porque estoy como colapsado. Retraído en mí.

Quizás esto sea como un resorte. Quizás todo esto se debe a que hace mucho que no pensaba en mí. Que no pensaba en lo que me pasaba. Estaba como en un periodo de excentrismo (Existe esta palabra? XD?), en que no me preocupaba de lo que me pasaba a mí, sino que me interesaba más lo que le pasaba a los demás. Y estaba como enceguecido, convencido y determinado a considerarme como alguien sin algo interesante que contar. El resorte se estiró al máximo… y comenzó a retraerse…
Me dí cuenta que tengo muchas cosas que contar, pero la diferencia es que no me gusta contarlas… no puedo contarlas… son quizás demasiado íntimas. O quizás es por mero orgullo, o miedo, y también egoísmo, no sé…
Mi vida quizás no sea interesante como la que muchos me cuentan, pero tiene sus cosas xD. Y anoche soñé con algo muy raro que fue lo que me motivó a escribir esto.
No fue un sueño común, fue un recuerdo muy exacto. Fue vivirlo de nuevo.
Soñé que estaba en un lugar, y le estaba contando a alguien (XD Protegeré las identidades de las personas comprometidas) sobre una historia que le pasó a mi familia. En eso llegó otra persona, y se sentó ahí también a escuchar. Al mirarla, me dijo: “Es que me gusta escuchar tus historias”.
Quizás mi subconsciente se aburrió de mi actitud tan pesimista sobre mí y optimista frente al resto. En realidad no sé, quizás sólo fue una catarsis que me recordó que yo no tengo la mejor opinión de mí. Que me apoco mucho. Y esto puede sonar engreído, pero uno debe quererse [Si no te amas a tí mismo, no podrás amar a nadie… Algo tiene de razón la biblia cuando dice: “Ama a tu prójimo, como te amas a tí mismo”, asumiendo de por sí que ya nos amamos a nosotros mismos…]
Fue una noche de muchos sueños con muchos significados. Me aclararon la mente un montón. Y me siento algo más tranquilo, más liviano.
Tengo la impresión de que esto de los sueños fue como un punto final de algún párrafo de mis reflexiones. Anoche, antes de dormir, sentí la neesidad imperiosa de escribir… tomé un cuaderno y comencé… primero con versos sueltos, una estrofa, luegos unas rayas, y finalmente un cuento inconcluso. Un cuento inspirado en el dilema en el cual me encuentro, sobre lo que pienso y lo que siento. Quizás está un tanto fome, pero algún día lo escribiré. Ahora no, ya que aún no lo termino, y además me está saliendo largo.

En fin, creo que eso es todo por mientras.

Fue una entrada quizás algo melancólica, que recuerda que a pesar de ser feliz, uno debe cuestionarse si la felicidad es libre, o es meramente un espejismo, y que hay que luchar por lo que uno realmente necesita para ser feliz.

Saludos!

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Escriba su crítica, reclamo o insulto :D

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: