“Un Wn Feliz (Lado Pasivo)”

Bueno, llegó la inevitable hora del diario de Ana Frank, Papelucho y was varias.
Debo decir cosas.
Antes, yo escribía was como diarios de vida y was mamonas de ese estilo. En realidad no lo encuentro mamón. En fin, nunca duré mucho con ellos. Con el que más duré, fue con uno que escribía de lo que pasaba en el rato (andaba con el cuadernito de un lado pa otro). La otra cosa “especial” de ese diario, es que ya era un blog. O sea, cualquiera lo podía leer. Pero la condición especial que me autoimpuse fue no leerlo y que no me lo comentaran. ¿Por qué? Ya que si lo hacía, me iba a autocriticar y crear una opinión en mí mismo que cambiara mi forma de escribir. (No obstante, al mes más menos, rompí esa regla XD)
Después ya de harto tiempo (¿2 años? ¿3? No estoy para cálculos ahora) creé este blog, un tanto chato de los fotologs y diarios de vida en inet. Un tanto chato de los foros. Un tanto chato del msn, de la gente que no habla ni escucha y chato de muchas cosas.

Bien, volviendo al tema por el cual el capítulo este es llamado, es un estilo de pensamiento que tengo sobre la felicidad. Esa que fue el tema principal por el cual comencé a escribir este blog.
Creo que, al menos, existen dos clases de felicidad. Una pasiva y una activa. Yo, trato de disfrutar la pasiva, que es la que yo tengo.

La Felicidad Pasiva es aquella que roza con el conformismo. Una sensación de felicidad, tendiendo a la tranquilidad, cuya principal esencia es el optimismo. De hecho, debe sostenerse en éste. Los felices pasivos no necesitamos más razón para sentirnos felices que el mero hecho de no ser infelices. Es algo que puede sonar tan penca, que ni se le da importancia. También se disfruta de una tranquilidad que proviene de una creencia de que las cosas no van a ir mal, sino que la fortuna es algo así como una bolita de acero, se mantiene estable, quieta, y que si uno la empuja, cambia. Pero uno no la empuja. ¿Por qué? La respuesta generalmente también la da otra pregunta. ¿Para qué moverla si está tan rebien ahí?

(Hasta ahora este capítulo parece artículo del Mujer de La Tercera xD)

Bueno, pero, me he dado cuenta de algo. Esta forma de ver la vida no es buena. Es maligna de hecho. Es casi autoengañarse, vivir cobardemente. Si dejas una Coca-Cola en un vaso Hauss en una mesa comprada en Easy (debería cobrar por las propagandas…), por muy rica que sea se le va el gas y se pone mala y finalmente se evapora y así así… O sea, esta felicidad donde uno no se la juega, donde uno vive la vida tranquilamente, se convierte en un estilo de prisión que no te traerá felicidad a la larga, sino una resignación con un enfoque optimista. O sea, resignación al fin y al cabo.

Bueno, eso por hoy. Saludos ^^

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Escriba su crítica, reclamo o insulto :D

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: