A la sombra del titán

Microcuento

Nos acostumbramos a vivir bajo la sombra del Titán de Hierro. Aquel ser divino venido de la oscuridad profunda del cielo. De la luz eterna.

Sus pasos, de apariencia lentos (dado su tamaño excesivo), recorren nuestras rojas tierras y barren el aire sulfurado. Así aparecen aves, se polinizan terrenos, y una brisa baña los extensos desiertos.

Cuando deja caer su pie, hay un pequeño sismo en todos lugares. Así aparecen lagunas, caen los glaciales, y el agua comienza a fluir. Se elevan montañas, y se apacigüa el corazón subterráneo.

Al levantar el pie, nacen nuevas llanuras. Terreno fértil creado de su divina destrucción. Cada llanura creada de sus pasos vive por 7 temporadas, antes de volver a renacer bajo su poderosa marcha.

Cuando acaba la sexta cosecha, el Gigante duerme. Las nubes amarillas que brotan de la tierra comienzan a poblar los cielos anaranjados. Los desiertos se extienden. Las aves, los peces, los árboles y nosotros comenzamos a morir.

En la séptima cosecha, la tierra derrama lágrimas negras, las cuales, quienes sobrevivimos, traemos al Titán.

Entonces, el Coloso comenzará a caminar, protegiendo con su sombra a la tierra del sol. Dicen que de él caen semillas, vuelan aves, surgen peces, y que nosotros provenimos de él. Quienes le dan de beber las lágrimas oscuras, dicen ver dibujos en él, diseños repetitivos. Le llaman la Palabra de Hierro. Son signos que a todos nos son familiares, pero ya nadie recuerda de donde. Se dice que encierran nuestro origen, aunque nadie se lo cuestiona, así que no buscamos saber su significado. Sólo nos preocupa vivir tras los pasos del Titán.

Anuncios
  1. Nótese que ahora especifiqué que era un microcuento, pa que no piensen que ando correteando detrás de robots gigantes xDDD

    • ale
    • 28/07/08

    Se agradecen siempre las aclaraciones.
    Saludos.

  2. dicen que el titan no existe
    no saben lo que dicen

  3. El titàn es sòlo una imagen que existe para quien quiera ver una mole así. Pal algunos, como yo, el titán sigue siendo el viento no má… o el oceano, o el sol, la tierra y too eso… mmm, leí por ahí que la imagen de dios que los chilenos tenemos es bastante infantil, pues la mayoría se lo imagina como una persona entre las nubes, y a San Pedro como un caballero canoso entre las nubes que tiene unas llaves doradas…
    supongo que es mucha cultura visual…

    En este cuento, el hombre termina siendo su propio dios… como quizás sea realmente… o.o… no sé… siempre voy rotando mi fe…

  1. No trackbacks yet.

Escriba su crítica, reclamo o insulto :D

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: