One Life

Tenía ganas de escribir. No tengo niún tema pa variar, salvo una leve sensación a soberbia. Me siento un poco engreído en estos momentos, o no sé si es que sólo toy orgulloso, pero hace poco me consideraron inteligente, y otras cosas. Yo nunca me he sentido tan inteligente. En fin…
Y cuando pienso en ello, me choca inmediatamente con mi imagen de ñoño xD Ese clásico tipo tratado de inteligente, pero que carece de habilidad social.
Y ahí me pongo a pensar: ¿Por qué elegí una carrera de vocación y trato social?
¿Fue por vocación?
Si fuera por vocación, habría sido una elección cerrada. Decidido desde el comienzo. Pero nop. El último día de postulación a carreras me decidí por Tecnología Médica. Aparte, me metí aquí porque quería la mención de Citodiagnóstico… me gustaba eso de verme como Grimson a lo CSI XD Pero una vez dentro y visto como era la mención esa, me lateó el encerrarme en un laboratorio y conversar con trozos de personas…


Extrañamente además, apenas ví como era mi mención en la práctica. La tipa que me explicó debiera pensar en una carrera política pronta, pues me convenció sin mostrar mucho. Fue una charla. Sólo eso. Pero la imagen que proyecté dentro de mi craneo me entusiasmó. No recuerdo que cresta pensé. Pero recuerdo que salí entusiasmado.
Y recordando un poquito más, a los pocos días uno tenía que escribir en un papel too rasca (una hoja de cuaderno) las tres menciones en orden de gusto. Sólo eso nos dijeron. A los meses después, supe que esa había sido la postulación.

Aparte de la postulación, quedaba la selección que constaba de 3 partes:
-Un promedio de notas, donde el 50% (o por ahí si mal no recuerdo) correspondía a unos ramos específicos. Justo eran mis peores notas, donde tenía como un 4 en todos esos… T_T (para la mención que mejor postulaba por notas era a Imagenología, pero no quería terminar verde y musculoso cuando me enojase).
-Una supuesta entrevista con el psicólogo, que en realidad sólo fue una hoja con juegos de ingenio xD Y con preguntas de respuesta bastante obvia si uno quería irse a una mención en específico. Pero respondí como realmente pensaba.
-Una entrevista con el jefe de mención. Aquí yo creo que fallé bastante… Era el menos sociable, y la profe valoraba mucho eso parece. Casi todos mis compas actuales eran del curso anterior, así que yo no cachaba mucho y no entendía nada. Y ahora que lo recuerdo bien, esa mañana me llamaron desde la U, diciéndome que tenía que presentarme en dos horas más en la U, y de traje. Yo no tenía un terno a mi medida en ese tiempo, así que saqué el de Solito, el cual me queda grande, y partí cual flaite cuico a la U con una corbata con un nudo ciego. Mis compas tenían un curriculum social. Hay bomberos, boy scouts, vendedora del Ripley, etc. Yo no. Lo único que tenía era una proyección aún haciendo eco dentro del cráneo. Salí y la profe no me dijo nada especial. Escuchaba al resto diciendo: “Me dijo que nos vemos el prox año” y cosas así. Así que igual como que me dentré a urgir. Pero a lo chileno, saqué cálculos, y matemáticamente quedaba dentro, por la cantidad de cupos y postulantes.

Pasó el año, llegó el verano, y llegaron los resultados. Había quedado, pero como el último. El promedio más bajo. Me desilusionó un poco la verdad. Fue como si me hubiesen apuñalado con un tonómetro (XD). Igual quedé, y eso me mantenía contento, aunque con el orgullo destrozadísimo.
Pensé en ese momento: “Saldré con el mejor promedio”… pero, eso de la competitividad no me gusta. Así que rechacé casi inmediatamente esa idea. Y seguí como si fuera un año más en la U.
Pero el cambio que hubo, desde los primeros años, donde son unos años bastante teóricos, a las menciones, estando con pacientes, aprendiendo a usar aparatos y cosas, desenvolviéndose en el ambiente que será después tu trabajo… es algo genial. Comencé a aprender con pasión casi. Me fue bien en la U (salvo en los ramos teóricos donde me iba regular =w=) y me sigue yendo bien.

Y fue porque de verdad se aprende con lo práctico. Si de verdad te gusta algo, te es entretenido aprender, y lo mejor, te es fácil. Piensas en ello todo el momento. Te conviertes en un ñoño para el resto. Y eres feliz.
Aunque no seas un animal social, aprendes a tratar y a soltarte con la gente. Es un cambio completo el que experimentas cuando encuentras algo que te gusta. No sólo cambié en un aspecto social, sino también personal. Me he puesto un poquito más estudioso, más metódico y organizado. Aún faltan varias pifias personales que arreglar xD Pero cambias.

Y concluyendo… aún así… con todo lo que he dicho, no sé que me motivó elegir esto. Quizás fue instinto. O tal vez el carpintero de arría me hizo creer que tengo libre alberío y en realidad escogió por mí. O puede que sólo significa que si hubiera elegido Imagenología estaría igual de motivado con ello. No sé. Y lo peor es que nunca lo sabré. Y lo que me bajonea a veces es que no me proyecto tan a futuro en lo que estudio. Me gustaría hacer otras cosas también. Da lata que sólo sea una vida la que recordamos. Que el tiempo avance y que todo cuesta dinero, incluso el adquirir conocimientos de alguien. Pero ilusiona bastante el pensar que hay tanto por ver. Que hay tanto por aprender. Por intentar. Por viajar. Por lograr. Por ganar. Conocer. Vivir.

One Life… is a pretty sad song.

Anuncios
    • ale
    • 28/07/08

    Sorry! quizás no tiene nada que ver, pero tengo ganas de decirlo.

    De otras batallas

    Y como si fuera posible resumir en unas cuantas palabras estrechas y rimbombantes la lucha de espíritus, miradas y sueños que me dominan y nos dominan, palabras mezquinas que no alcanzan a reflejar ni remotamente lo que es una batalla, mi batalla. Gigantes de cartón que enarbolan banderas de luchas ficticias que no logran amanecer y que sin embargo brotan de los más maliciosos pensamientos y sentimientos de derrotas. Guerras perdidas en busca de la batalla perfecta que me dará y nos darán la certeza de la victoria frente a enemigos cojos, ciegos y mudos, oyentes petrificados ante la locura de la manada que busca refugio y protección entre los más fuertes, curiosamente los más débiles. Monumentos envejecidos en la postrimería envilecida por el progreso, las máquinas de la sin razón, el abandono de las emociones y los sentimientos que nos constituyen en humanos.

    Y como si fuera difícil cerrar los ojos y pensar que no estamos aquí, que nos desvanecemos porque ya nada tenemos que decir, porque ya no somos oídos, escuchados. Perdidos en la nada, ahogados en la desesperación, inmersos en un mar de situaciones que resienten y entorpecen nuestros caminos indicando destinos azulados que carecen de estructura. Creyentes equivocados que observamos la naturaleza humana como si ésta, efectivamente, se paseará frente a nuestros ojos mostrándonos la lengua en señal de burla y juego. Ingenuos e ignorantes de una naturaleza que nos domina y que no se encuentra en el exterior sino en nosotros, en lo que somos y en lo queremos ser y hacer. Irónica y astuta ella, haciéndonos creer que avanzamos, cuando en realidad ni siquiera estamos preparados para salir en retirada. Detenidos. Dormidos.

    Y como si no fuera suficiente la confusión cotidiana y entrever desde las pesadillas rosas el quiebre de las pasiones y las locuras contenidas de jugadores empedernidos que no pueden ni quieren superar sus vicios en la insidiosa frustración de una mano equivocada y un guiño cómplice que invita arriesgar la vida que no se va porque no se tiene. Un tango interpretado entre compinches, sabedores de la seducción y el engaño que les rodea, que juegan a engañar y a seducir a los espectadores, que sólo esperan encontrar la perfección y el equilibrio en la belleza de una mirada y un aplauso que no se alcanza, que no se merece. Marionetas en el teatro de lo absurdo y lo cotidiano, señalando pasos y movimientos que inician y reinician las caricias perdidas en la luna y en la mañana de los soñadores optimistas que buscan entre el gentío alas para emprender el vuelo sin retorno.

    ¿Y lo que se espera? lo que esperamos los equivocados que aciertan de vez en cuando en el juego de la vida. Una casa que se muestra, un hogar que no se encuentra, hijos de la pasión y el desengaño que traspasan vallas de locuras en busca de la melodía perfecta, la frase atenta y el espacio recuperado. Los sueños, las pesadillas, todo parte de un todo que no logramos dimensionar y que sin embargo, extrañamente, comienza a marcar un camino de tierra y de esperanzas, una senda angosta construida a base de notas y de evocaciones, de errores y de derrotas. Un camino que llama a la armonía y al desconsuelo, a estrellarse una, dos y más veces con la misma piedra, porque así somos y nos reconocemos, porque es nuestra naturaleza, la naturaleza de los que pierden, de los que caen, de los que se levantan y comienzan. Un llamado a extender los brazos… la vida que nos acoge y nos conmina a seguir adelante a sabiendas de los tropiezos e ignorantes de ellos. Una ilusión, un fuego que insiste y persiste, una lágrima que no cae, un destino que nos sorprende y una batalla que nos invita a aceptar la derrota y a celebrarla como se celebra a los personajes secundarios que roban la película en el escenario de la vida.

    Todo esto… Sólo esto.

  1. No creo que lo que dijiste no tuviera nada que ver con lo que escribí. Quizás yo me fui por un lado muy superficial, contando algo que me pasó.
    Pero la idea de luchar, de mantenerse iluso, de mantenerse con ánimo a pesar de no existir una recompensa tangible a la vista (y que quizás nunca exista), es lo que siento que es la vida real. Quienes no esperan nada, quienes no tienen ningún ánimo… mmm… ellos no tienen una vida real… La vida es aprovechar todo el ánimo que uno posea pa hacer cosas. Porque, como ya escribí una vez, siento que la vida no tiene ningún significado más que el que uno mismo le da.
    Y si uno no le da alguno…

    Entonces:
    If: “esperanza” = 0
    & “metas” = 0
    “Vida” = 0

    else
    “Vida” = wiiiiiii! XD

    Too malo mi pseudocódigo… apesto en informática xD

  1. No trackbacks yet.

Escriba su crítica, reclamo o insulto :D

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: