Palabras de Arcilla

-Tu sabes… siempre he querido escribir. Hacer un cómic. Filmar una película. ¡CONTAR UNA HISTORIA! Digo, no debe ser tan difícil, no por nada, todos lo hacemos, ¿no crees? – Hice una pausa al beber un sorbo de café, y proseguí.

-Me refiero a cuando piensas, por ejemplo, en lo que hiciste ayer. No recuerdas la sensación pura, ni lo que pensaste. Te narras mentalmente una historia, lo haces como si fuera un capítulo pasado, como un sketch, no sé. Nadie cuenta algo igual a otro, y por lo tanto, aunque sea una misma historia, todos tenemos una forma distinta de contarla, y cada cual puede ser tan interesante como las otras. O puede que no… no sé. ¿Qué tan difícil podría ser? – Él sólo se limitó a responderme con una bocanada de humo y una mirada desinteresada.

"Aunque sea la misma historia, todos tenemos una forma distinta de contarla..."

"Cómo odio las jodidas corbatas..."

-Si consideras que cada persona cuenta historias de una manera distinta, entonces, un mismo evento tiene una cantidad infinita de historias, porque incluso la historia contada por una misma persona puede variar. Ya sabes, la memoria es algo creativa al momento de olvidar…

“El mundo siempre ha tenido historia. No me refiero a historia como paso del tiempo. Me entiendes, ¿cierto? Me refiero a historia como mito. Como cuento. Como algo vivido. ¡VIVIDO! ¡No como yo! Agh, odio esta jodida corbata. ¿Entiendes lo que me frustra? Quisiera contar una historia, quisiera vivir contando historias. Que la gente disfrute leyéndome, que se emocione. Que viva cosas que yo quiero que vivan. Es, como ser un pequeño dios. Tomas arcilla, la amoldas, ¡y listo! Creaste un mundo. Ahora, le das a todos la ilusión libre albedrío, para que crean que pueden sentir cosas al leer, pero en realidad eres tú el que haces que sientan. Eres tú el artífice de sus emociones, y los lectores, quienes te escuchan, como marionetas sufren cuando uno de tus personajes sufren, ríen cuando tus personajes dicen algo gracioso. Algo gracioso deliberadamente creado por ti. Es frustrante. Quiero comer y vivir de mi imaginación, pero sólo unos cuantos pueden hacer eso. Yo tengo que ir a la oficina todos los días y usar esta puta corbata. Dios es un guionista asqueroso. – Miré al cielo, y habían nubes, y sobre ellas, un vacío que llamamos espacio. Mi compañero miró al cielo también, y extendió su mano.

-Nah, no va a llover. – dijo, mientras botaba su cigarro al suelo, lo pisaba y carraspeaba – Volvamos a la pega, y agradece que tienes corbata, porque gracias a eso tienes comida.

“Es como ser un pequeño dios. Tomas arcilla, la moldas, ¡y listo! Creaste un mundo.”
Anuncios
  1. Todos los dibujos hechos en paint… ¿Se nota?
    Y bueno, obviamente, es un diálogo imaginario. Tiendo a imaginar así, con diálogos. Y en realidad mis diálogos mentales son bastante parecidos al escrito aquí: Un monólogo de mí, y uso al compañero de pared, donde me rebota lo que digo y así hilo pensamientos.
    Weás de uno, qué le voy a hacer.

    • te felicito, es increíble como puedes usar tu imaginación para generar estos tipos de comentarios, es la lucha constante de una imaginación desbordante y devoradora, contra una cosa más controlada y razonada.
      viva la imaginación sin drogas!!!

      saludos amigo

      • Y quién dice que no lo escribí bajo efectos de alguna droga sicotrópica? Jajaja…
        Gracias por el saludo, y sip, esa es la idea. Usar el poder infinito de la imaginación… qué lástima que sólo sea tan poco lo que podemos usarla por culpa de las limitaciones que nos imaginamos nosotros mismos. Siempre terminamos usando una imaginación sujeta al mundo que vemos y que nos cuentan.
        Falta crear un poquito más un universo privado.

    • Jorge
    • 14/12/10

    El tema me tocó…

    Por lo general tengo unos sueños tan fantabulosos (narrativamente hablando) que me da rabia a veces no capturar la hilación de cada segmento de tal historia. Siempre he querido escribir una de esas fantasias alucinantes de las que sueño a menudo, aunque al despertar y espabilar se me olvida casi sin querer… Por suerte, estoy agarrando la costumbre de escribir “a ciegas” en mi celular (método teclado alfanumérico) los segmentos de cada sinsentido que sueño. Y espero algún día darle el pincelazo narrativo correspondiente y… ni idea qué haré…

    Independiente del fin, te felicito por el tema.

  2. Gracias compiri Jorge. Pero esto no fue un sueño. Por eso decía que es un diálogo imaginario. Aunque parece que en otra entrada sí hablé que sueño con historias y cosas pulentas (parece que era en Epifanías).

    Lo del celular es una técnica utilísima, a falta de consciencia. Lo mejor es en papel eso sí, porque ahí le agrego unos art-attacks, jajaja.

    Saludos! Me dieron ganas de escribir, así que luego publico una nueva historia. Saludos!

  1. No trackbacks yet.

Escriba su crítica, reclamo o insulto :D

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: